martes, 25 de marzo de 2014

Las fechas de la Semana Santa se rigen por la Luna desde el año 325

 
 
Una vez que empieza la primavera, el Domingo de Resurrección es el primero tras la primera Luna llena.
Las fechas de la Semana Santa siempre se celebran en función de la Luna. Así se acordó ya en el año 325, en el Concilio de Nicea, cuando se promulgó que la Pascua cristiana, esto es, la celebración de la Resurrección de Cristo, se celebrara el primer domingo después de la primera luna llena durante o después del equinocio de primavera.
 
Por eso, la Pascua de Resurrección nunca puede caer antes del 22 de marzo o después del 22 de abril. Pero ya la historia sagrada cuenta que había luna llena la noche en que los judíos salieron de Egipto (y por lo que comenzaron a celebrar la llamada pascua, el 'paso' de las tinieblas a la luz, precisamente la fiesta que Jesús de Nazaret celebraba la noche que fue entregado antes de ser crucificado).
Por lo tanto, se puede asegurar que la noche en que Jesús celebró su última cena, lo que se conmemora todos los Jueves Santos, había luna llena. Tal es la importancia de la fecha de la Pascua que todas las demás festividades litúrgicas del año se establecen en función de ésta.
 
 
 
Fuente: Te Interesa.