martes, 4 de diciembre de 2012

NUESTRO PAN DIARIO
04/12/2012
Ayuda generosa
Lectura: Deuteronomio 15:7-11
Abrirás [al pobre] tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite. —Deuteronomio 15:8


Un hombre que no tiene dónde vivir pasa tiempo en nuestra biblioteca local. Una tarde, mientras yo estaba escribiendo allí, me tomé un receso para almorzar. Después de terminar la primera mitad de un emparedado de pavo y queso suizo, me vino a la mente la cara de este hombre. Minutos después, le ofrecí la mitad de mi almuerzo, que no había tocado, y la aceptó.
Este breve encuentro me hizo comprender que con todo lo que Dios me ha dado, debía hacer más para ayudar a los menos afortunados. Más tarde, mientras pensaba en eso, leí las instrucciones de Moisés sobre proveer para los pobres. Les dijo a los israelitas: «no […] cerrarás tu mano contra tu hermano pobre, sino abrirás a él tu mano liberalmente» (Deuteronomio 15:7-8). Una mano abierta simboliza cómo quería Dios que su pueblo supliera las necesidades de los pobres: con disposición y generosidad. Sin excusas ni egoísmo (v. 9). El Señor había sido generoso con ellos y deseaba que dieran con la misma actitud lo suficiente para suplir «lo que necesite» el menesteroso (v. 8).
Cuando abrimos generosamente la mano para ayudar al pobre, Dios nos bendice por nuestra bondad (Salmo 41:1-3; Proverbios 19:17). Con su guía, considera cómo ayudar con liberalidad a otros en el nombre de Jesús, al «[dar] tu pan al hambriento, y [saciar] al alma afligida» (Isaías 58:10).
—JBS
 
Puedes dar sin amar, pero no puedes amar sin dar.