sábado, 27 de abril de 2013

Lectura





El sapo amazónico que se aparea con hembras muertas para preservar la especie


Una especie de batracio de la Amazonia se aparea con hembras muertas por asfixia en forma accidental durante el acto, como estrategia para evitar que los óvulos se pierdan y así preservar futuras generaciones, según han logrado documentar biólogos brasileños.
Tras provocar la muerte accidental de la hembra por ahogamiento debido a su peso, el macho mantiene el abrazo sobre su compañera incluso durante horas para lograr la reproducción
Un equipo de biólogos del Instituto Nacional de Pesquisas de la Amazonía (INPA) descubrió el extraño comportamiento de una especie de anfibio que, aunque la hembra haya muerto por asfixia durante el apareamiento, el macho continúa abrazando el cadáver hasta que libere los óvulos en el agua para fecundarlos.
La especie con estas características de “necrofilia” es la “Rhinella proboscidea”, que mide hasta 5,5 centímetros, considerada endémica en el Amazonas por los expertos, y de difícil observación, puesto que no sobrevive a regiones desforestadas.
Los científicos agregan que esta especie practica la “reproducción explosiva”, algo no muy común entre los sapos y que sucede cuando una cantidad muy alta de ejemplares se concentra durante dos o tres días en los lugares de reproducción.
Este comportamiento fuera de lo común fue observado en la reserva forestal Adolpho Ducke, administrada por el INPA y ubicado a unos 26 kilómetros de Manaos, la mayor ciudad de la Amazonía



Fuente: Ciencia Viva.