viernes, 19 de febrero de 2016




Muere Harper Lee, la autora de “Matar a un Ruiseñor”
La escritora de una de las novelas más célebres y más vendidas de la historia de la literatura ha fallecido a los 89 años en Monroeville, su ciudad natal

La escritora huyó de la fama y los medios de comunicación toda su vida.
La escritora Harper Lee ha muerto a los 89 años en Monroeville (Alabama), donde Lee pasó sus últimos años, según ha confirmado un médico forense de esa localidad al portal Entertainment Weekly.

Por el momento se desconoce la causa, fecha exacta y lugar de la muerte.

La escritora, quien ganó el premio Pulitzer en 1961 con “Matar a un Ruiseñor”, vendió más de diez millones de copias de esta obra tan famosa que trataba sobre la injusticia racial en un pequeño pueblo del sur de Estados Unidos.

El tremendo éxito de la novela llamó inmediatamente la atención de los productores de Hollywood de la época, quienes estrenaron la versión cinematográfica de la novela en 1962, con el actor Gregory Peck en el papel de Atticus Finch, el abogado sureño que protagoniza la trama.

Se dice que Lee nunca aceptó su papel de celebridad literaria y huyo de la fama toda su vida. Aunque muchos lectores esperaban ansiosos una secuela de su novela o más publicaciones por su parte, no fue hasta 2015 que se publicó inesperadamente “Ve y pon un Centinela”, rodeado de mucha polémica.

Harper Collins, la editorial que publicó el libro de Lee, publicó el que decían era un manuscrito que la escritora envió a la editorial en 1957, en el que cuenta cómo es la vida de los protagonistas de la primera novela 20 años después.

Tras el mediático lanzamiento, esta segunda entrega se convirtió en un éxito inmediato, aunque aún hoy no hay consenso en la comunidad literaria de si realmente la señora Lee aprobó su publicación o no se encontraba ya en un estado de suficiente lucidez mental y sus editores se aprovecharon de ella publicando este manuscrito que la autora redactó, dicen muchos, tan solo como primer borrador de “Matar a un Ruiseñor”.


Cortesía: La Opinión.