martes, 10 de noviembre de 2015

El Muro de Berlín: Un antes y un después (ESPECIAL)

Hace 26 años, los dirigentes de la República Democrática Alemana anunciaban la apertura de la frontera en Berlín Oriental. El 9 de noviembre de 1989, una multitud de berlineses se concentró en los puestos de control, los guardias no tenían órdenes de dejar pasar a nadie, pero finalmente accedieron ante las exigencias de las personas. Momentos de euforia y felicidad absoluta se vivieron ese día, parecía ser un sueño, el muro había caído de forma totalmente pacífica y un régimen empezaba a ceder el poder de forma voluntaria tras casi medio siglo en el gobierno. El mundo estaba cambiando y Berlín se convertía en la capital del cambio.



Recordando el pasado para
poder entender el presente!
Por
C – RECORDS
Tomado de distintas fuentes
* * * * *
Era noviembre de 1989 cuando se respiraban vientos que anunciaban un futuro muy prometedor para millones de personas en los países del Bloque del Este. La URSS había iniciado reformas que permitían a los ciudadanos decidir su propio futuro político sin interferencia alguna y la situación había venido cambiando desde entonces.
En occidente estos procesos también se veían con mucho optimismo. Durante más de 40 años el mundo había vivido bajo la amenaza constante de la guerra nuclear. Un conflicto que no había iniciado por la división de Alemania; pero que parecía llegar a su fincon la caída de su principal símbolo. La última década del milenio se aproximaba y la Perestroika abría la puerta a un nuevo futuro para toda una generación de personas.

PRÓLOGO

El día 9 de diciembre de 1991, la que en su día habría sido una de las dos superpotenciasmás poderosas en el mundo se retiraba renunciando a toda su influencia. Entoncesmuchos pensaban y aún lo hacen; que la Guerra Fría era un choque de ideologías. Desde un inicio, el mundo occidental fue condicionado a temer y despreciar el comunismo, se llegó al punto de confundir la ideología con la nacionalidad rusa, con la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos en EE.UU. y además con todo tipo de crímenes para lograr manipular la percepción de las masas, pero en 1991 todo esto habría terminado. El balance de fuerzas en el mundo cambió y se estableció el Nuevo Orden geopolítico del que muchos esperaban ver surgir un mundo mejor.
Los gobernantes de Estados Unidos y sus aliados no tardaron en autoproclamarse vencedores ideológicos, y pronto también comenzaron a demostrar su victoria de manera geopolítica, dando como resultado la gran inestabilidad que observamos hoy en el mundo.
Tras 25 años de la caída del muro de Berlín, queda de manifiesto que los conflictos nunca terminan y que los más brutales no se resumen en la lucha ideológica de un sistema político sobre otro, sino más bien, en consolidar la hegemonía mundialpartiendo de los intereses económicos y geoestratégicos de una determinada nación y declarando enemigo a todo aquel que demuestre tener una verdadera independencia política o que defienda sus propios intereses. Se traduce así el antiguo miedo al comunismo; como miedo a no tener suficiente control sobre el mundo, necesario para asegurar la supervivencia de un sistema de desigualdad y decadencia moral que gira en torno al consumo.
La era de la globalización no solo ha traído enormes desigualdades sociales, sino que ha fomentado en los individuos la falsa creencia de que la civilización se alcanza con progresos materiales y técnicos, en lugar del desarrollo humano y cultural de las personas. El sometimiento a los intereses de unos por encima de los demás, se practica entre los individuos y entre las naciones del mundo, independientemente de las ideologías que hoy en día por lo general están todas orientadas hacia el capitalismo y el libre mercado controlado por las transnacionales.

Hoy, a pocos días de comenzar el año 2015, parece ser que nos encontramos a las puertas de una nueva Guerra Fría de consecuencias impredecibles. Millones de personas viven conectadas a sus dispositivos electrónicos, pero desconectados del mundo real y aún así creen conocer la situación sin advertir que la historia se repite una vez más. El final de la Guerra Fría es una frase cada vez más vacía en el contexto de las relaciones internacionales actuales. Es nuestra obligación hacer lo necesario para que la situación mejore y podemos comenzar desde nuestro hogar haciendo una reflexión personal. Es importante respetar a nuestros vecinos, pero también lo es el buscar la causa de los problemas e intentar resolverlos sin pensar destruir o aislar a los demás. Después de todo el pensamiento no tiene valor si tras el no existe el conocimiento que es lo principal.
A continuación presentamos una recopilación de materiales de diversas fuentes en relación al muro de Berlín, la Guerra Fría y los cambios socioeconómicos en Europa del Este incluyendo la Unión Soviética, haciendo especial énfasis en páginas de la historia de Alemania del Este, con el fin de animarle a usted a buscar sus propias respuestas y formular nuevas preguntas.

Contenido
  1. La división de Alemania
  2. El Problema de Berlín
  3. El Muro de Berlín
  4. La Galería del Este
  5. La RDA y la reunificación de Alemania
  6. La “tentación” ya no está en el oeste
  7. El fin de la bipolaridad
  8. El capitalismo y la democracia
  9. Referencias