miércoles, 9 de septiembre de 2015

4 futuristas tecnologías espaciales que podrían cambiar el mundo este siglo.



Estas tecnologías están siendo desarrolladas en un laboratorio de Palo Alto (California) por la empresa aeroespacial y de defensa Lockheed Martin junto a la NASA, las principales universidades de todo el mundo y una serie de socios comerciales, informa ‘The Telegraph’.

Arma contra los relámpagos.

Cuanto más precisos sean los pronósticos de los desastres naturales como tornados o tsunamis más vidas humanas se podrán salvar. Con este objetivo se desarrolla el dispositivo Geostationary Lightning Mapper (GLM, por sus siglas en inglés). El GLM se incorporará a un satélite meteorológico GOES-R de la agencia meteorológica estadounidense que se lanzará el próximo año. El GLM (que toma imágenes de la Tierra a una velocidad de 500 fotogramas por segundo) también podría ayudar a los aviones a redirigir sus rutas para alejarse de los sistemas de tormentas y dar aviso con suficiente antelación de los fenómenos meteorológicos que pongan en peligro las redes eléctricas terrestres.

Viajar al origen del universo.

Lockheed Martin y la Universidad de Arizona están construyendo una cámara de infrarrojo de alta sensibilidad (NIRCam) para lanzarla al espacio a bordo del Telescopio Espacial James Webb, en octubre de 2018, desde la Guayana francesa en el cohete Ariane 5 de la Agencia Espacial Europea. La NIRCam funciona mediante la detección de la luz utilizando coronógrafos, instrumentos que permiten tomar fotos de objetos muy tenues alrededor de un objeto brillante central. Será capaz de crear imágenes detalladas de las primeras estrellas y galaxias en proceso de formación. “Eso proporcionará a la ciencia información sobre el origen del universo”, aseguró Steven Jolly, ingeniero del proyecto, que añade que el aparato también ayudará a entender la materia oscura y la energía oscura, así como el funcionamiento del espacio y el tiempo en un nivel fundamental.

“En el espacio hay agujeros causados ​​por objetos de gran tamaño como el Sol, por ejemplo. ¿Podría esto llevar a descubrimientos en el ámbito de los viajes en el tiempo? Yo no descartaría nada”, aseveró Jolly.

Viajar cinco veces más rápido que la velocidad del sonido.

Lockheed Martin está desarrollando un proyecto de viaje hipersónico a una velocidad de casi 25.000 kilómetros por hora. Esta tecnología permitiría volar del Reino Unido a Australia en menos de una hora. Un aparato de este tipo debería estar construido con materiales robustos que puedan soportar las temperaturas generadas a estas velocidades.

Evitar el Armagedón

Los científicos de la NASA y Lockheed Martin están tratando de encontrar la manera de prevenir un posible cataclismo provocado por el impacto de un asteroide con la Tierra. Concretamente están intentando encontrar un método para acercarse a un asteroide para reunir más datos de estos peligrosos objetos. La OSIRIS-REx es una misión tripulada al asteroide Bennu, uno de los asteroides potencialmente más peligrosos y que tiene una relativamente alta probabilidad de chocar contra la Tierra a finales del siglo XXII. “La OSIRIS-Rex viajará hasta un objeto cercano a la Tierra para tomar muestras”, explica Jolly, que explica que la misión ayudaría a aprender cómo se altera la trayectoria de un asteroide.


Cortesías: El Siglo