miércoles, 2 de septiembre de 2015

TEMAS ECOLOGICOS

'Las especies se extinguen más rápido que nunca antes'



Stuart Pimm es un apasionado de las aves. Como profesor de ecología y conservación de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte (Estados Unidos), ha tenido a este grupo de animales como base de sus investigaciones.

Pimm, en diferentes escenarios, ha explicado que ya existe un 12 por ciento de las especies de aves en peligro de extinción. Lo grave es que la mayoría de ellas vive en hábitats que están gravemente amenazados. A lo que se suma la influencia de especies invasoras, la expansión de las tecnologías humanas como la pesca con mallas de arrastre y el mismo cambio climático, que se han transformado en nuevas y modernas amenazas.

Sin embargo, todavía es posible cambiar este dictamen melancólico. Por cada una de las 10.000 especies de aves del mundo, dice, puede haber diez o incluso tal vez cien especies desconocidas más de animales, plantas u hongos asociadas a ellas. “Gracias a su popularidad, las aves brindan una fuente inigualable de información sobre las especies que viven en lugares determinados y sobre cómo les va, por lo que vale la pena trabajar por su supervivencia”, dice Pimm.

Autor de más de una docena de artículos científicos y libros, y presidente de Saving Species, una organización no gubernamental que trabaja en proyectos de investigación y conservación de ecosistemas en peligro de desaparecer, Pimm es uno de los invitados especiales de la Feria Internacional de las Aves (Colombia Birdfair 2015), que se realiza en el zoológico de Cali durante este fin de semana.

Allí dirá cómo establecer prioridades de conservación y cómo hacerlas realidad en el neotrópico, especialmente en Colombia. Pero antes habló con EL TIEMPO del valor y futuro de sus valorados seres alados.

Colombia es el país más biodiverso del mundo en aves, con un poco más de 1990 especies. ¿Cuál es la importancia de tener este récord mundial?

Que el país se transforma en un lugar clave para desarrollar procesos de conservación. Si cuidamos las aves colombianas, estaremos protegiendo el 20 por ciento de las especies del mundo.

¿Para qué nos debe servir ser conscientes de estas cifras?

Los colombianos deben sentirse orgullosos de tal diversidad de aves, porque los hace únicos. Pueden hacer cosas tan sencillas y exclusivas, imposibles en otros lugares, como disfrutar de la belleza de las aves cada día. Y emprender temas más técnicos o especializados como documentarlas y aprender de ellas. En Colombia hay alrededor de 72 especies de aves endémicas, es decir, no viven en ningún otro lugar, y esto atrae un fuerte turismo de observación y justifica grandes esfuerzos de preservación. Pero no todo son beneficios; los colombianos tienen una gran responsabilidad de protección de todas estas aves, para beneficio de la humanidad.

La deforestación es uno de los problemas que más afectan a las aves en Colombia. Muchas comunidades pobres cortan árboles para vender su madera y sobrevivir. ¿Qué estrategia sugiere para frenar este problema o solucionarlo y para que esas comunidades tengan otras oportunidades de ingresos?

La pobreza es un asunto directamente relacionado con la conservación en muchos casos. Es importante que las personas tengan fuentes de ingreso adicionales a la explotación de los recursos naturales, y que tengan acceso a una buena educación para valorar estos recursos. Un buen mecanismo de generar trabajo es incorporando a la comunidad local en los esfuerzos de conservación. Por ejemplo, la Fundación Colibrí, que trabaja por las aves en sitios como Cauca y en la serranía del Perijá, contrata personas que anteriormente eran cazadores y leñadores para proteger y monitorear la reserva natural. Biólogos que hacen estudios de campo también pueden ser apoyados, porque ellos generan oportunidades laborales y de aprendizaje para estas comunidades.

Se ha hablado de que muchas comunidades podrían sobrevivir si se les involucra con la conservación, dándoles un pago por preservar.

¿Cree que este esquema de pago por servicios ambientales funcionaría para la protección de las aves?

El pago por bienes y servicios ambientales es una gran manera de generar incentivos de conservación para el bosque, y para las aves. Sin embargo, pienso que muchos de estos protocolos y estrategias aún están en etapa temprana, en diseño, y no se han definido mecanismos prácticos para su aplicación.

¿Qué tanto peso está teniendo el tráfico ilegal de especies silvestres en la estabilidad de las poblaciones de aves?

El tráfico ilegal de fauna silvestre es la segunda causa de extinción de aves, después de la destrucción de hábitat. Este tráfico tiene un gran impacto en poblaciones de aves de algunas familias que son preferidas como mascotas, como loros, sinsontes o turpiales. Es importante y urgente que exista una reglamentación clara y fuerte contra este tráfico en un país tan biodiverso como Colombia.

¿Cree o considera viable que se desarrollen la agricultura y la ganadería sostenibles para evitar que estas dos actividades sigan ampliando su frontera y afectando las poblaciones de aves?

Alternativas sostenibles de producción agrícola y ganadera que tengan mayor productividad son fundamentales para evitar la expansión de estas tierras a ecosistemas naturales. También es importante que las actividades se realicen en áreas donde la tierra tenga vocación precisamente para la explotación. En los Andes veo constantemente laderas erosionadas con una o dos vacas, en un sitio donde debería haber un bosque. Este tipo de tierras son las que mi organización, SavingSpecies, está adquiriendo para restaurar, reforestar y traer nueva biodiversidad.

¿Considera que un buen camino es la creación de áreas protegidas o, mejor, hacer corredores biológicos ampliando aquellas zonas protegidas ya existentes?

Debemos crear áreas protegidas en sitios importantes para la conservación, en los hotspots o sitios calientes de biodiversidad, donde la concentración de especies endémicas y amenazadas es alta, y donde las amenazas a la tierra son inminentes. También considero que la conectividad de fragmentos es una de las mejores soluciones en áreas aisladas. En SavingSpecies hemos contribuido a que la Fundación Colibrí compre áreas clave que mantienen la conectividad entre fragmentos importantes para las aves; ese es un buen y replicable camino.

Usted anunciará en Cali la creación de una reserva privada, de 254 hectáreas de bosque de niebla sobre la cordillera Occidental, que protegerá cerca de 300 especies de aves, muchas de ellas endémicas. ¿Qué especie sobresale o cuáles podrían ser las más importantes por conservar?

Estoy superentusiasmado con la ampliación de esta reserva en la cordillera Occidental. Entre las especies más interesantes de aves se encuentran: el recientemente redescubierto colibrí del sol (Coeligena orina), el amenazado loro orejiamarillo (Ognorhynchus icterotis), la majestuosa águila crestada (Oroaetus isidori) y el recientemente descubierto cucarachero de Munchique (Henicorhina negreti). Esta reserva también es hogar del mamífero descubierto el año pasado, el primer carnívoro hallado en 30 años: el olinguito.

¿Por qué se ha escogido este lugar, y no otro en la Sierra Nevada de Santa Marta, en la Amazonia o la Orinoquia, por mencionar otros lugares biodiversos?

Como lo muestran investigaciones de la bióloga Natalia Ocampo Peñuela y otras ejecutadas por mí, este lugar tiene la mayor concentración de aves endémicas y de rango restringido en Colombia. En esta área encontramos un lugar que, al ser restaurado, contribuiría a la reconexión de un gran fragmento de bosque con otro de la cordillera Occidental. Es una combinación de áreas prioritarias para la conservación, con buenas oportunidades para generar restauración de tierras.

¿Algún lugar en Colombia que le haya impresionado por la cantidad de aves que conserva, y que deba ser protegida o apoyada?

La reserva Mesenia-Paramillo. Otro lugar que me ha fascinado como observador de aves es Anchicayá, en el Valle del Cauca. Este lugar tiene increíbles cantidades de bosque con grandes números de especies endémicas y una combinación entre ecosistemas del Pacífico y andinos.

¿Existe alguna especie de ave que le cause mayor admiración?

Me encanta la gran diversidad de tángaras y colibríes que hay en Colombia; con tantas especies hermosas es difícil escoger una.

Usted ha dicho que el planeta está al borde de una extinción masiva de especies. ¿Cómo afectaría esto a las aves?

Sí, estamos en la sexta extinción masiva. Las especies se están extinguiendo más rápido ahora que nunca antes. Las aves han demostrado ser un grupo vulnerable a perturbaciones antrópicas y posiblemente serán afectadas fuertemente.

¿Qué papel debería cumplir un ciudadano del común de las ciudades en la protección de las aves?

Debe conocerlas, no puede permanecer indiferente ante tanta riqueza. Cuando una población conoce lo que tiene, se transforma poco a poco en la base de toda justificación de conservación.

Una feria que les rinde culto a las aves de Colombia Cali.
Colombia es el país de las 1.876 especies de aves, por las que más de un millar de empresas están dedicadas a promocionarlas para lograr atraer, en el 2016, a por lo menos 22 mil ecoturistas extranjeros.

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo sabe del potencial que puede generar la llegada de esos visitantes para la industria del turismo nacional, y esta es la meta que empezó a trazarse con empresarios ecoturísticos. Solo por un visitante, o mejor, un aviturista, el costo diario por un plan con recorridos y alojamiento puede oscilar entre 350.000 y 500.000 pesos.

Las cifras que maneja el Ministerio para hacer más atractivas esas ofertas a los veneradores de los pájaros incluyen 70 especies endémicas que hacen de Colombia uno de los países de América Latina con más posibilidades en este nicho. Existen 116 áreas para la conservación de las mismas, 56 de las cuales están protegidas, y abarcan el 11% del territorio colombiano. Por eso se puede trabajar en este tipo de turismo, siempre pensando en la conservación de su hábitat.

Este panorama motivó al caleño Carlos Mario Wagner-Wagner a organizar por primera vez en el país, la Feria Internacional de Aves o Birdfair, que culminará mañana en esta capital.

Cortesías:
JAVIER SILVA HERRERA
Redactor de EL TIEMPO